Enraizando resistencia

Mi nombre es Emergildo Criollo y pertenezco a la nacionalidad A’I Cofán. Cuando era niño, llegaron a mi comunidad los misioneros evangélicos quienes empezaron poco a poco a cambiar elementos fundamentales y centrales de nuestra cultura, bajo la premisa de que nuestras costumbres eran paganas.

Empezaron a construir una iglesia y una escuela donde se estudiaba la biblia, con el fin de tener un mayor control sobre la educación de los niños y las creencias dentro de la comunidad. Así definieron lo que compete del bien y lo que compete del pecado.

Cuando tenía ocho años, mi padre me llevó a estudiar la medicina tradicional con un chamán en el putumayo colombiano. Durante un año recibí las enseñanzas del yagé, una bebida sagrada para las nacionalidades indígenas amazónicas, cual nos permite comunicarnos con los espíritus de la selva, nuestros antepasados y con fin de curación. Durante mi proceso de formación al uso de la medicina y a la función de curandero, no podía evitar de pensar que estaba haciendo algo malo, alejándome del camino de Dios como lo nos habían dicho los evangélicos.

Por esta razón, desde mis nueve años a los 57 años, no volví a acercarme a nuestra medicina ancestral, a nuestras plantas de poder, renunciando de esta forma a mi vocación de chaman.

Después de tantos años, me dí cuenta que mi historia no era única: La llegada de los misioneros había tenido las mismas repercusiones en otras comunidades y nacionalidades. Llegué a la conclusión de que la diabolización y la negación de las costumbres y tradiciones indígenas no vienen de Dios sino de la interpretación de la palabra de Dios por los hombres. No es justo rechazar una cultura para imponer otra.

Nosotros A’I Cofán creemos que el yagé como medicina permite a nuestros mayores curar a las personas enfermas y ayudar a sus comunidades. Sentimos que tenemos que tomar en cuenta nuestra cultura propia para después poder elegir libremente cuál camino queremos seguir, dejando a nuestros abuelos la posibilidad de curar y sanar a nuestros hijos.

Por esta razón, hemos desarrollado un programa de fortalecimiento de las prácticas propias ancestrales, apoyado por la Fundación Alianza Ceibo. A través de esta iniciativa y en un contexto en el cual las misiones de evangelización perduran, reconocemos el lugar central de la espiritualidad, de las costumbres y creencias de las nacionalidades indígenas y la importancia de los conocimientos de nuestros abuelos y abuelas en cuanto al manejo de nuestra identidad.

Emergildo Criollo
Sobre el autor

Emergildo Criollo

Equipo A'i Kofan

Artículos Relacionados