La Alianza

Siempre hemos vivido en la selva, al nor-oeste de la Amazonía entre Ecuador, Perú y Colombia. Los bosques y los ríos nos han alimentado desde siempre. Aquí quedaron los ombligos de nuestros niños y están enterrados los huesos de nuestros abuelos. Los ancestros aprendieron de la selva y fueron ellos quienes nos transmitieron sus conocimientos. De la relación que mantengamos con este territorio, que es un lugar sagrado para nosotros, depende ahora nuestra pervivencia.

En la actualidad, nuestra forma de vivir está cambiando; el agua y los bosques se están contaminando por la explotación petrolera. La industria maderera está talando la selva y la siembra de palma africana está secando nuestros pantanos y alterando los ecosistemas. La presencia de invasores ha reducido nuestro territorio y ya no hay tantos animales como antes. Con la construcción de carreteras y otras presiones que impone el mundo de afuera, nuestro idioma y cultura se están perdiendo cada día más.

“Vimos que todos teníamos problemas y experiencias similares, y aunque somos distintos, nos dimos cuenta de que existen muchas cosas que nos unen”.

Con las fuentes de agua contaminadas, los niños y niñas comenzaron a enfermar. Por esa razón decidimos construir sistemas de agua lluvia para poder tomar agua pura en las comunidades. Trabajamos entre cuatro nacionalidades y así nos fuimos conociendo. Vimos que todos teníamos problemas y experiencias similares, y aunque somos distintos, nos dimos cuenta de que existen muchas cosas que nos unen. De esta amistad surgió la “Alianza Ceibo”, que es una alianza conformada por personas de los pueblos A’i Kofan, Siona, Siekopai y Waorani, que trabaja unida para llevar alegría y salud a nuestras comunidades.

A’iKofan

Amamos la vida y su principal valor es la cultura, el pensamiento, la lengua, las costumbres, el territorio y los saberes espirituales propios que aprendimos de la naturaleza.

Siekopai

Gente multicolor, descendientes de los espíritus celestiales “Ñañë Siekopai”, que vivían en el centro de esta inmensa llanura amazónica, en los actuales territorios de Ecuador y Perú.

Siona

Siona significa “gente de chakra”, porque siempre sembramos nuestro alimento a lo largo de nuestro territorio y, como el jaguar, hemos tenido comida en todos lados.

Waorani

Waorani, en nuestro idioma, significa “gente”; somos gente de la selva. Los waorani vivimos en el corazón de la Amazonía ecuatoriana y estamos distribuidos en 48 comunidades.

Logros destacados: 

  • Acompañamiento a 3 Asociaciones de mujeres  (Siona del Putumayo, Siekopai y A’i Cofán) que trabajan en la siembra y el cuidado de plantas ancestrales y en el desarrollo de artesanías y alimentos propios.
  • 1164 sistemas de filtración de agua de lluvia instalados para cada familia de las nacionalidades Kofán, Siekopai, Siona y Waorani afectadas por la contaminación petrolera (más de 6.000 indígenas de 78 comunidades beneficiados)
  • 121 sistemas de energía solar instalados en 15 comunidades sin carreteras.
  • Más de 200 Guardias Indígenas capacitados, quienes recorren y protegen activamente 500.000 hectáreas de bosque amazónico.
  • Más de 400.000 hectáreas de territorios indígenas mapeadas por 50 cartógrafos indígenas.
  • Más de 350.000 hectáreas de territorios ancestrales en proceso de titulación legal dentro del Ecuador, Colombia y el Perú, con un camino abierto a la titulación de 505.857 más sólo en el Ecuador.
  • 32.000 hectáreas de selva tropical en el territorio ancestral Kofán protegidas, mediante un veredicto judicial histórico que anuló 52 concesiones mineros ilegales.
  • 180.000 hectáreas de selva megabiodiversa en el territorio Waorani de Pastaza protegidas, mediante un fallo judicial histórico que suspendió indefinidamente la extracción petrolera, y proporcionó un precedente legal para proteger otras 3 millones de hectáreas de las subastas petroleras previstas.
  • Mandato judicial crucial obtenido en un tribunal colombiano, que detuvo la exploración de petróleo en 52.600 hectáreas de territorio Siona, en la región del Putumayo,  y puso en peligro los planes de perforación de Amerisur.
  • Dos casos legales seleccionados por la Corte Constitucional ecuatoriana para establecer un precedente a nivel nacional sobre la Consulta Libre, Previa e Informada, una herramienta poderosa y, a menudo, el último recurso legal para que las comunidades indígenas desafíen a la industria extractiva.

Respuesta humanitaria durante la pandemia:

  • Kits alimenticios entregados a 1.260 familias
  • Kits de bioseguridad entregados a 6,700 familias
  • 1.150 pruebas rápidas realizadas en comunidades indígenas
  • 12 comunidades aisladas equipadas con internet satelital por un año
  • 9 comunidades aisladas equipadas con radio HF

Nuestra Gente

Alianza Ceibo, 2019