Monitoreo Ambiental

Como defensores de nuestra selva, necesitamos conocer lo que está sucediendo en los territorios. Desde que llegaron las petroleras a la Amazonía ecuatoriana, una gran parte de ellos ha sido contaminada, invadida o destruida. Millones de gallones de petróleo crudo y de aguas saladas fueron arrojados en nuestros ríos, quebradas y lagunas, debido a los derrames y los malos procesos de extracción. Como nuestra vida depende directamente de los territorios, la contaminación y la deforestación significan un daño directo a nuestra salud y cultura. Es muy importante para nosotros conocer los niveles de contaminación que existen y monitorear el daño que hacen.

Daño que hacen a la flora y fauna, las compañías extractivas y los invasores de nuestras tierras. Todo esto nos sirve para que las comunidades asuman sus derechos y se empoderen para defender lo que ahora tenemos. Por ejemplo, nuestro programa de monitoreo ambiental colabora con científicos universitarios en la medición de los niveles de contaminación en el agua y los peces. Con nosotros mismos haciendo la vigilancia y investigación, podemos identificar la presencia de invasores, evaluar la riqueza de nuestra biodiversidad y desarrollar una estrategia para proteger nuestros territorios y la salud de sus comunidades.

“Sólo en la última década, más de 170.000 hectáreas de selva fueron taladas en las 4 provincias donde vivimos: Sucumbíos, Orellana, Napo y Pastaza.”

¿Qué estamos haciendo?

Cuando hubo la victoria de Sinangoe el 22 de octubre del 2018, la primera cosa...

Durante miles de años, mi pueblo A’I Kofan encontraba en los bosques vírgenes todas las...

Alianza Ceibo, 2017